TodOpera


Alberic Magnard.

Extraido y editado de Radio Beethoven



Hijo de un rico periodista (y editor de Le Figaro entre 1879 y 1894), Alberic tuvo la oportunidad de viajar extensamente antes de estudiar leyes y graduarse en 1887. Aunque no había demostrado habilidad por la música, decidió seguir la carrera musical e ingresó al Conservatorio. Sin llamar la atención de sus maestros, egresó con un primer premio en armonía en 1888.

A través de Guy Ropartz conoció a Cesar Franck y a su círculo. Por cuatro años estudió con D’Indy y en ese periodo realizó sus primeras creaciones, una Suite para Orquesta en Estilo Antiguo y la Primera Sinfonía, las que dependen completamente del principio cíclico empleado frecuentemente por Franck y D’Indy. Distinto acercamiento revelaron otras obras del periodo como la Segunda Sinfonía y la ópera Yolande. Magnard finalizó su aprendizaje con el ciclo de piezas para piano Promenades que describen caminatas por París.

Su Canto Fúnebre para orquesta, aparentemente motivado por la muerte de su padre en 1894, pareció señalar un nuevo periodo en el que Magnard quiso purificarse de todo deseo por atraer al público. El resto de su vida pasó buscando sus ideales de verdad artística y perfección formal clásica. En 1896 se convirtió en profesor de contrapunto en la Schola Cantorum y se casó con Julia Creton. Tres años después organizó un concierto con su música y atrajo a un pequeño pero entusiasta grupo de admiradores.

En 1900 completó la parte vocal de su segunda ópera, Guercoeur, así como produjo una serie de obras de cámara austeras pero dramáticas. Su tercera ópera, la tragedia lírica Berenice, fue presentada en el Opera-Comique en 1911 pero ganó el aprecio de poca gente. El escaso suceso de su música incrementó su desilusión con el mundo y el darse cuenta de su fracaso artístico. Él mismo publicó desde su op.8 al op.20 y solamente después de su muerte la firma Rouart Lerolle se encargó de la edición de sus obras.

Magnard pasaba mucho tiempo en su gran casa de campo en Baron. Ahí, durante el avance alemán sobre París en 1914, encontró su trágico final. Habiendo enviado a su familia lejos, por mayor seguridad, Magnard estaba trabajando en su estudio cuando entró una parte de la caballería alemana a su hacienda. Disparó y mató a dos soldados, pero el resto de la tropa le asesinó y luego incendió la casa. El fuego destruyó entre otras cosas todas las copias existentes de Yolande, un ciclo de canciones recién escrito y la partitura completa de Guercoeur. Esta última fue reconstruida por Ropartz y se estrenó en la Opera en 1931.

La música de Magnard era sobria, sincera e intensa aunque severa y a veces muy formalista. Las principales influencias sobre su personalidad musical fueron Wagner, D’Indy, Beethoven y Gluck. Siempre contento con emplear las formas estándares como la sonata, la variación y la fuga, Magnard buscaba expresar dentro de estos estrictos límites la resolución de dramáticos conflictos. Su énfasis sobre la forma opaca a menudo el detalle dramático e incluso intentó aplicar los principios de la música absoluta en sus dramas.




© 2009 TodOpera