El Efecto Mozart


Es esta una compilación de un tema del que se habla desde hace tiempo. Al final incluimos algunas citas bibliográficas en su idioma original

Transcurridos más de 200 años de la muerte del genial músico se descubrió, rodeado de polémica, el que se ha bautizado como “efecto Mozart”, divulgado tras los sorprendentes resultados expuestos, por la psicóloga de la Universidad de Wisconsin, Frances Rauscher y el neurobiólogo Gordon Shaw, en 1993, en la revista Nature, respecto al efecto sobre el cerebro de la audición de la sonata para dos pianos en re mayor, K448, de Mozart. Ahora, hay más novedades al respecto.

Albert Einstein, que aparte de extraordinario científico era un experto mozartiano, había señalado que: “la sonata K448 es una de las más profundas y maduras de todas las composiciones escritas por el compositor”. Según parece, acostumbraba a escucharla en sus momentos más creativos. El efecto se refiere a que grupos de estudiantes, después de haber escuchado durante 10 minutos la sonata, mejoraron temporalmente su razonamiento espacio temporal, en cuantías de 8 ó 9 puntos, medidos mediante pruebas objetivas de coeficientes intelectuales.

CEREBRO. Entonces, ¿la audición de esa sonata u otras posibles piezas musicales, mejoran los coeficientes intelectuales de los escuchantes, o al menos, algunas de sus actividades cerebrales?. La discusión no es baladí ya que interesa a uno de los debates más interesantes de la neurociencia contemporánea: el de la plasticidad cerebral. Las dos posturas extremas estarían representadas por los seleccionistas y los constructivistas. Los primeros sostienen que nuestro genoma determina las conexiones cerebrales y, por tanto, esencialmente, la capacidad intelectual del individuo está determinada desde el nacimiento. Los constructivistas sostienen que la actividad neuronal, tanto intelectual como motora, modula el desarrollo del cerebro sin un determinismo a priori. Para los primeros el medio ambiente ejerce su influencia en la ontogenia de la especie; para los segundos, en la filogenia. Posiblemente, el punto de equilibrio, y la razón, se encuentre en lo expuesto por Cajal en 1894: “el órgano del pensamiento es, dentro de ciertos límites, maleable y puede ser perfeccionado… por una bien estructurada gimnasia mental”.

Dos años después de su primera Investigación Rauscher y Shaw extendían sus hallazgos con investigaciones con 79 jóvenes que deberían averiguar la forma que tendrían unos pedazos de papel tras doblarlos y cortarlos de cierto modo. Tras obtener las respuestas, se dividieron en tres grupos, a los que se ofrecía, respectivamente, la sonata K448 de Mozart, una composición minimalista de Philip Glass, o silencio. Tras ello, se repetía la prueba. Los resultados mostraron que el grupo que había escuchado a Mozart acertaba un 62% más que la vez anterior, mientras que la mejora de los otros dos grupos se situaba en solo un 10%.

El interés suscitado por estos hallazgos hizo que apareciesen numerosas iniciativas, sobre todo en Estados Unidos. En el Estado de Georgia, se les entrega a todas las nuevas madres una casete de música clásica. Lo mismo sucede en Dakota del Sur, Texas, y Tennessee. Otro regalo semejante, a todas las madres, hace la Academia Nacional Americana de las Artes y Ciencias. Y una reciente ley de Florida obliga que todos los niños con edades inferiores a cinco años escuchen en sus colegios 30 minutos diarios de música clásica.

De un modo paralelo y rápido también se ha desarrollado la conocida como Terapia Musical para el tratamiento de diversas enfermedades. Al último 9.º Congreso mundial de Terapia Musical asistieron más de 2500 participantes procedentes de 44 países del mundo.

CRÍTICAS. El médico francés Alfred Tomatis, que ha dedicado más de 50 años de su vida al estudio de los efectos fisiológicos del sonido fue quien usó por primera vez, en los 50, el término efecto Mozart que fue patentado poco después por Don Campbell un controvertido escritor-psicólogo-terapeuta-educador musical. Con ese título, “Efecto Mozart”, en 1997, escribió un libro, pronto convertido en gran éxito de ventas, con millones de ejemplares vendidos, traducido a 14 idiomas, además de 8 CD anexos, 5 para niños, 2 para bebés y 1 para el feto, antes de nacer. En muchas tiendas musicales se abrieron secciones especiales dedicadas a las ediciones específicas que varias compañías discográficas han realizado de composiciones a las que se les pretende adjudicar un cierto efecto Mozart. Lo cierto es que Campbell y lo que le rodea constituye, desde hace unos años, un verdadero imperio financiero muy rentable económicamente.

Mientras tanto, bastantes investigadores han mostrado su escepticismo respecto a la naturaleza y magnitud del efecto Mozart. Varios estudios de Iwaki y Larkin, publicados entre 1995 y 1999 sugieren que cualquier mejora temporal se debe más a un cambio de ánimo que a un aumento de actividad cerebral por la audición musical. Y, otros investigadores, como Steele y Newman, no fueron capaces de repetir los resultados positivos de Rauscher. Y, lo más significativo, fue el estudio realizado por Christopher Chabris, de la Harvard Medical School, publicado en 1999 en la revista Nature. Tras analizar 16 investigaciones previas concluía con la aseveración general de la inexistencia de mejoras estadísticamente significativas en los coeficientes intelectuales de los oyentes, concluyendo que “escuchar la música clásica es bueno para los niños, pero no porque los vayan a hacer más inteligentes”.

NOVEDADES. En uno de los últimos números de la revista Journal of the Royal Society of Medicine el Dr. J. S. Jenkins ha realizado una excelente recapitulación respecto al efecto Mozart. El efecto Mozart existe, pero hay que delimitarlo y estudiarlo con más profundidad. He aquí algunos hechos recientes:

1. Usando ratas como animales de experimentación, tras escuchar la sonata K448, salieron más rápidamente de un laberinto que las expuestas a silencio o música minimalista; 2. En cuanto a niños, tras 6 meses de clases de piano y aprender a tocar melodías simples (incluyendo a Mozart), mostraron mejores resultados en las pruebas espacio-temporales que otros niños que dedicaron el mismo tiempo a los ordenadores; 3. No es la música de Mozart la única en producir esos efectos favorables. Algunas melodías contemporáneas también lo hacen, como ciertas composiciones del músico griego-americano Yanni, cuya música “new age”, analizada informáticamente, ha mostrado poseer una estructura similar a la de Mozart; 4. Las técnicas tomográficas y otras han mostrado que el cerebro humano utiliza diversas zonas para procesar la música. El ritmo y el tono tienden a procesarse en el lado izquierdo; el timbre y la melodía en el derecho. Las zonas que corresponden a tareas espacio-temporales se superponen a las musicales, por lo que el profesor Jenkins afirma que “la audición musical podría estimular la activación de las zonas cerebrales relacionadas con el razonamiento espacial”; 5. El principal y más claro efecto Mozart, con la sonata K448, es el de sus excelentes resultados al hacer disminuir la actividad epileptiforme en un gran número de pacientes con diversos grados de gravedad de episodios epilépticos; 6. ¿Cuál es el componente mágico del efecto Mozart?. Los potentes análisis realizados informáticamente sobre la naturaleza de la música de varios compositores han mostrado que las que poseen propiedades sobre el razonamiento espacial o la epilepsia, como la de Mozart y Bach, tienen una “periodicidad de largo plazo”, que no presenta el resto de música sin efecto Mozart. La periodicidad consiste en formas de ondas que se repiten regularmente, pero espaciadas.

En resumen. Hace falta profundizar científicamente más en las relaciones entre música y actividades cerebrales. Mientras tanto deleitémonos con la de Mozart y aconsejemos que hagan lo mismo nuestros futuros arquitectos, matemáticos, pilotos, controladores aéreos, jugadores de ajedrez, etcétera, cuyas habilidades espacio-temporales son esenciales.

 

The Mozart Effect

Author: Hughes J.R.

Source:Epilepsy & Behavior, Volume 2, Number 5, October 2001 , pp. 396-417(22)

Publisher: Academic Press

Abstract:

This review deals with the Mozart Effect, an improvement of performance while listening to Mozart music. Previous studies have shown improved spatial temporal reasoning and improved IQ test results and neurophysiological changes, mainly increased coherence among different groups of subjects. This review emphasizes the effect on epileptiform patterns, both generalized and focal; provides an example of a chronic effect over a period of 1–2 days; addresses the distinctive aspects of the music to account for this phenomenon and shows that long-term periodicity in the power of the music is a special quality; and deals with the melodic line and shows that Mozart repeats the melodic line much more frequently than other well-known composers. It is likely that the superorganization of the cerebral cortex resonates with great organization found in Mozart music.Copyright 2001 Academic Press.

 

fMRI study relevant to the Mozart effect: Brain areas involved in spatial–temporal reasoning

Authors: Bodner M.1; Muftuler L.T.2; Nalcioglu O.2; Shaw G.L.3

Source:Neurological Research, Volume 23, Number 7, October 2001 , pp. 683-690

Publisher: Maney Publishing

Abstract:

Behavioral studies, motivated by columnar cortical model predictions, have given evidence for music causally enhancing spatial–temporal reasoning. A wide range of behavioral experiments showed that listening to a Mozart Sonata (K.44 gave subsequent enhancements. An EEG coherence study gave evidence for a carryover from that Mozart Sonata listening condition to the subsequent spatial–temporal task in specific cortical regions. Here we present fMRI studies comparing cortical blood flow activation by the Mozart Sonata vs. other music. In addition to expected temporal cortex activation, we report dramatic statistically significant differences in activation by the Mozart Sonata (in comparison to Beethoven’s Fur Elise and 1930s piano music) in dorsolateral pre-frontal cortex, occipital cortex and cerebellum, all expected to be important for spatial–temporal reasoning. It would be of great interest to explicitly test this expectation. We propose an fMRI study comparing (subject by subject) brain areas activated in music listening conditions and in spatial–temporal tasks. [Neurol Res 2001; 23: 683-690]

 

The Mozart Effect: Additional Data

Author: Hughes J.R.

Source: Epilepsy & Behavior, Volume 3, Number 2, April 2002 , pp. 182-184(3)

Abstract:

After the review of the Mozart effect was published in this journal (Hughes JR. Epilepsy Behav 2001;2:369–417), additional data from the music of Haydn and Liszt have been analyzed that may account for the decrease in seizure activity originally reported during Mozart music. Even with these added data Mozart music continued to score significantly higher than the selections from the other six composers in one of the important characteristics of this music, namely, the repetition of the melody. However Haydn’s values were second highest among Mozart, J. S. Bach, Wagner, Beethoven, Chopin, and Liszt. ©2002 Elsevier Science (USA).

 

The “Mozart Effect”: An Electroencephalographic Analysis Employing the Methods of Induced Event-Related Desynchronization/Synchronization and Event-Related Coherence

Authors:Jau ovec N.1; Habe K.1

Source:Brain Topography, Volume 16, Number 2, 200324 , pp. 73-84(12)

Publisher: Springer

Abstract:

The event-related responses of 18 individuals were recorded while they were listening to 3 music clips of 6 s duration which were repeated 30 times each. The music clips differed in the level of their complex structure, induced mood, musical tempo and prominent frequency. They were taken from Mozart’s sonata (K. 448), and Brahms’ Hungarian dance (no. 5). The third clip was a simplified version of the theme taken from Haydn’s symphony (no. 94) played by a computer synthesizer. Significant differences in induced event-related desynchronization between the 3 music clips were only observed in the lower-1 alpha band which is related to attentional processes. A similar pattern was observed for the coherence measures. While respondents listened to the Mozart clip, coherence in the lower alpha bands increased more, whereas in the gamma band a less pronounced increase was observed as compared with the Brahms and Haydn clips. The clustering of the three clips based on EEG measures distinguished between the Mozart clip on the one hand, and the Haydn and Brahms clips on the other, even though the Haydn and Brahms clips were at the opposite extremes with regard to the mood they induced in listeners, musical tempo, and complexity of structure. This would suggest that Mozart’s music—with no regard to the level of induced mood, musical tempo and complexity—influences the level of arousal. It seems that modulations in the frequency domain of Mozart’s sonata have the greatest influence on the reported neurophysiological activity.

 

El efecto Mozart se refiere a la hipótesis que la música clásica aumentaría la actividad cerebral en forma más positiva que otro tipo de música. Este efecto sería de corta duración (alrededor de 15 min.) y mejoraria el rendimiento de ciertas funciones cerebrales denominados (razonamiento tempo-espacial)

Dos obras de Mozart: la Sonata para 2 pianos K 448 y el concierto para piano Nr 23 (K 48 han sido ampliamente estudiadas para comprobar esa hipótesis

En 1997, Rauscher y Shaw publicaron sus resultadosIn 1997.,

La experiencia incluyó 3 grupos de pre-escolares: uno recivió lecciones privadas de piano y canto, un 2do. grupo recibió lecciones privadas de computación y el 3ero. no recibió ningún tipo de clases privadas.

El 1er. grupo tuvo un 34% de resultados mejores en cuanto a capacidad temporo-espacial que los otros 2 grupos.

Estos hallazgos indican que la música puede incrementar la capacidad funcional requerida para matemáticas, ajedrez, ciencias e ingenieria.

(Neurological Research, February 1997).

Shaw y Rauscher crearon una industria y a la vez su propio instituto: The Music Intelligence Neural Development Institute (M.I.N.D.).

En realidad, no pretendría decir que escuchar a Mozart aumentaría la inteligencia de los niños sino que existen patentes de neuronas que se pueden activar en secuencias y que parecerían existir sitios cerebrales que responden a ciertas frecuencias.

Shaw publico un libro con un CD: Keeping Mozart in Mind. Luego siguió un software sin lenguaje, usando un pinguino animado que se mueve al compas de…..fragmentos Mozartianos!

Siguieron otras experiencias que obtuvieron similares resultados con jóvenes de mayor edad y a la par otros estudioscon resultados totalmente opuestos.

 

Pero, si la música tiene ese efecto tan favorable porque Mozart estaba tan frecuentemente enfermo?

Hoy, la musicoterapia es una realidad. Desde desórdenes psicológicos hasta el cáncer. Incluso IBM utilizó los servicios de musicoterapista para mejorar la eficiencia de sus trabajadores.

Los gobernadores de Tennessee y Georgia comenzaron programas para dar un CD de música de Mozar a cada recién nacido

El estado de Florida aprobó una ley por la que debe pasarse música clásica diariamente en los sitios educativos y nurseries estatales.

 



© 2009 TodOpera